Mi aventura con una casada de Victoria Milan

By | January 15, 2017

sexo con casadas en victoria milan

Mi nombre es Alberto (un nombre inventado porque a pesar de que haya aceptado la invitación de Missladysensual para contar alguna de mis travesuras de casado, tampoco quiero dar muchos detalles de mi vida)

Tengo 42 años y como muchos casados con una vida sexual bastante previsible y monótona, y a veces incluso nula, de ahí que poco a poco fuera investigando la posibilidad de conocer a alguna mujer a través de internet, que buscara aventuras amorosas como yo.

Quería que fuera una persona casada como yo porque así luego no te buscan las vueltas ni te meten en compromisos.

Después de apuntarme en varias páginas de contactos y llevarme muchas decepciones porque la mayor parte de ellas son webs falsas que sólo tratan de sacarte el dinero, leí un artículo en un blog llamado Paginasdecontactos24.com dónde  el autor aconsejaba una web de citas para casados de la que yo nunca había oído hablar: Victoria Milan (si quieres visitarla pulsa aquí y te llevará a esa web)

Me apunté a la web sin muchas esperanzas e incluso pague un trimestre para probar (lo hice más que nada porque las opiniones que había encontrado en internet hablaban bien de esa web)

El primer día saludé a través de su chat de forma online a tres mujeres de mi ciudad y a otra que en su perfil ponía que vivía cerca de mí, pero ninguna me contestó. El segundo día al entrar de nuevo en la plataforma dos de ellas me habían contestado (con el paso de los días poco a poco fui entablando conversaciones con varias de ellas)

Como no quiero aburrir a nadie hablando de las diferentes mujeres que conocí en Victoria (algunas muy sosas y otras más interesantes…) voy a ir al grano y contaros como fue la cosa con María (también es nombre inventado, discreción ante todo) que fue mi primera travesura sexual con una casada de esa web.

María tiene 51 años (así que me sacaba 9 años y eso me daba mucho morbo, me “ponen” las mujeres mayores que yo) tenía tres hijos y un marido con el que convivía (en una ocasión me llego a confesar que sus relaciones sexuales podían ser dos o tres al año y nada del otro mundo…)

Era funcionaria y trabajaba solo por las mañanas, y a través del skipe (nos le dimos porque era más rápido que chatear por la web) nos fuimos conociendo y al final quedamos un día para tomar un café y conocernos en persona. Yo ya me hacía una idea pero el día que quedamos para tomar café…pufff ese día me di cuenta que era mi media naranja de travesuras…parecía una señora recatada pero en la intimidad su deseo de sexo era tan alto como el mío.

Eran las 7 de la tarde, era invierno, estaba medio lloviendo y hacía un frío que pelaba, entré en el bar en que habíamos quedado, iba con nervios porque realmente no sabía lo que me iba a encontrar, me había puesto unos vaqueros y jersey negro (tal y como habíamos hablado) ella llevaba un vestido de invierno con una cazadora de cuero de color rojizo y con medias negras.

Después de los dos besos de rigor me senté a su lado y en honor a la verdad he de decir que estábamos nerviosos pero así y todo le eche valor y  me atreví a decir que estaba muy atractiva.

Era una mujer madurita pero se conservaba muy bien, media melena ojos marrones, de 56 kg con una talla de sujetador de 95 copa C tal y como me había “informado” por skipe.

Sentados uno al lado del otro, hice que nuestras piernas entraran en contacto y el darme cuenta que no rehusaba dicho contacto, me hizo ver que aquello sería más que un simple café.

Mientras hablábamos de cosas triviales la pase el brazo por su cintura y como no hacía hizo ningún comentario la bajé hacia su culo, a través de su vestido aprecie que tenía un culo muy apretado, noté el borde de sus bragas y me miembro se puso erecto.

En un momento dado se me quedó mirando y casi en un susurro me dijo: “me estas poniendo cardiaca” a lo que la solté “ ¿te gustaría que ahora mismo estuviéramos a solas?”

Me respondió “sí, y te iba  destrozar, ya te dije que me atraen los hombres jóvenes y delgados como tú”

Con aquello, estaba todo dicho (y mi polla muy dura) la dije “venga vámonos a dar una vuelta en coche” ella me dijo, tengo una idea mejor “tengo aquí las llaves de la casa de mis padres que están en Benidorm de vacaciones, vamos y te enseñó la casa”

El viaje en coche apenas duró diez minutos, me imaginaba que María era un auténtico volcán y que las ganas de sexo que tenía eran inmensas, y me lo dejó bien claro cuándo, sin cortarse ni lo más mínimo, mientras yo conducía me puso la mano sobre la pierna y luego me la pasó por el paquete.

Aparcamos enseguida y en cuanto entramos en el ascensor se abalanzó hacia mí y empezamos a besarnos, las lenguas enseguida entraron en acción y durante 10 segundos fue una pelea de boca contra boca, el sobeteo fue mutuo y apreté mi polla contra su bajo vientre.

Al parar el ascensor nos separamos y lo más “normal” que pudimos, entramos en la casa de sus padres, nada más cerrarse la puerta, se abalanzó de nuevo contra mí y empecé a flipar, parecía una perra en celo, una verdadera viciosa, nos empezamos a comer la boca, sus manos cogieron mi jersey y prácticamente me lo sacó por la cabeza, antes que me diera cuenta, se había quitado las botas y me estaba llevando hacía. El dormitorio.

La abracé y la bajé la cremallera del vestido e hice que cayera por los pies, lo que vi nunca lo olvidaré: sujetador blanco semitransparente, pechos pequeños pero con unos pezones que parecían atravesar esa tela tan fina, aureolas bien marcadas, unas braguitas pequeñas azules y aun por encima los pantis puestos

Estaba aún  contemplando estupefacto tal visión, cuando vi que se arrodillaba y me bajo la cremallera tiró de los pantalones hacia abajo y sin cortarse un pelo, tiro del bóxer para abajo y mi pene duro y mojado salió como despedido de la presión que le hacia el bóxer, me mide unos 20 cm y no pude dejar de decir: tenías razón, está muy bien armado.

Yo notaba como segregaba flujos mi polla pero eso a María la pareció agradar porque directamente la cogió con una mano y se la metió en la boca, primero note chupadas suaves pero luego empezó a exprimirme..

Así que imaginarte que panorama, yo de pies, con los pantalones y el bóxer por los tobillos agarrando la cabeza a una madurita semidesnuda mientras tenía toda mi polla en su boca y me estaba literalmente secando. Este tipo de mujer es la que yo buscaba, una que jodiera con pasión que buscara como follar sin complejos.

Creo que estaríamos así dos o tres minutos, y me estaba aguantando para no correrme así que la hice levantarse y me dirige a la cama, y ya iba a tumbarme en ella junto a ella, cuando ella agarró la colcha y la tiro toda hacia atrás, quedando las sabanas desnudas.

Mientras yo me acaba de quitar los pantalones y el bóxer y la camisa, ello se quitó los pantis, y joder por un momento juraría que se la notaban las bragas mojadas entre los muslos, así que sin cortarme un pelo la eche sobre la cama y me eche a su lado besándonos, y al tiempo baje la mano hacia sus bragas efectivamente note que estaban empapadas, metí la mano por debajo y note que aquello era una charca de patos, aquello me volvió loco, solo tenía deseos de montarla, de metérsela hasta dentro, pero cuando me iba a poner encima de ella, ella me agarró y al tiempo que de un tirón se sacaba las bragas y se ponía encima de mí, me dijo: Hoy va a ser la madurita la que folle (madurita es como la llamaba yo por el skipe).

Estaba alucinando, era mi sueño erótico hecho realidad, una madurita con buen cuerpo queriendo ser ella la que me follara…

Estando encima de mí, intentó que mi polla entrara en su coño pero no acertábamos así que agarró mi miembro con su mano y la condujo hacia dentro, cuando notó que se la había metido, literalmente se puso sentada encima de mí y empezó a cabalgarme, la polla no sabía si se me rompería, aquello nunca lo había hecho, ella se levantaba y bajaba y volvía a levantarse y volvía a bajar, me estaba follando como una verdadera posesa, mis manos agarraban sus tetas y deseaba chuparla los pezones pero ella no dejaba de moverse y de cabalgarme como un verdadera viciosa, aquel ritmo no podía seguir mucho, yo me aguantaba las ganas de correrme y de repente en una de esas sacudidas sentí como sus labios vaginales apretaban con mucha fuerza mi polla y se dejó caer encima de mí, y los dos al tiempo nos dejamos ir y tuvimos nuestro primer orgasmo al mismo tiempo de los muchos que vendrían con el tiempo.

Allí estaba ella tumbada encima de mí sus pechos y su cara sobre mi pecho y mi costado, con la polla aun dentro de ella, y es cuándo reparé que la tenía completamente empapada y que no habíamos usado condón. Me acojone por completo y dije “habíamos tenido que usar condones” y me dijo, “yo había cogido uno de casa y lo tengo en el bolso pero no sé qué me ha pasado, si te sirve de tranquilidad la última vez que folle fue con mi marido y hará de esto tres meses”

Ante tal confesión la dije: gracias por confiar en mí, tú eres la primera a parte de mi mujer, pero eso solo nos resuelve una parte del problema…puedes crear embarazada…me contestó, no tranquilo llevo DIU desde hace muchos años.

Al cabo de unos minutos note que mi miembro dejaba estar duro y lo saque ella a mi lado me miraba y me dijo “ha sido fantástico y me gustaría saber si te ha gustado y si te gustaría repetir

Creo que la respuesta ya la sabéis todo y lo que sucedió con cierta frecuencia a partir de aquel día. Si algún día me animo os cuento alguno de esos encuentros y como la cosa fue aún más volcánica porque se excita mucho decir y que la digan “cositas calentitas” y todo ello gracias al portal que recomiendo el dueño de www.paginasdecontactos24.com (por cierto María me confesó tiempo después que tiene dos amigas casadas que también están apuntadas en Victoria Milan y que de vez en cuando quedan con algún chico pero que ella sigue prefiriendo quedar solo conmigo porque sabe que mi situación sentimental es igual que la suya y  que los dos buscamos lo mismo un polvo a escondidas y sin complicaciones)

 

Si quieres visitar la web de casados de Victoria Milan: clic en botón

visitar-victoria-milan

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *