Mi primer trio con pareja

By | July 24, 2015

Me llamo Laura y soy amiga de Missladysensual y antes de nada me gustaría agradecerla que me haya dejado publicar una de mis experiencias en su blog (lo cual me da mucho morbo)

Missladysensual  y yo somos amigas (en todos los sentidos) desde hace mucho tiempo pero hoy no voy a hablar de mi relación con ella, sino que te voy a contar como fue mi primera experiencia de trio con una pareja.

Si no recuerdo mal yo por aquel entonces tendría 27 años y un día chateando en uno de los chat mas famosos de España, en la sala sobre sexo, un usuario con un nick que referenciaba de búsqueda de chica para pareja entablo conversación conmigo.

Poco a poco la conversación con aquel usuario (Ángel) se fue haciendo más intensa e incluso llegó a intervenir su mujer (Sofía)

Días después a través de skipe volvimos a retomar el contacto, se trataba de un matrimonio que vive en una de las ciudades más importantes de España, él entonces tenia 42 años y ella 38.

mi primer trio

Las conversaciones que tenia con Sofía a través de skipe (con cam incluida) cada vez eran más intensas y morbosas pero sin traspasar ciertos límites, aunque en alguna ocasión llegué a ver a  Sofía solo con ropa interior: braguitas y camiseta interior ajustable, y se la notaba que tenía unos pezones puntiagudos, cosa que me excitaba sexualmente y muchas veces acababa yo completamente mojada y metiéndome la mano con disimulo por debajo de mi pantalón mientras hablaba con ella.

Yo no me acaba de decidir a acudir a su casa, no acaba de fiarme, así que acepté la propuesta de quedar en un bar a tomar un café los tres.

Aquella tarde antes de salir de casa, sabia que podría pasar cualquier cosa: desde acabar siendo follada por los dos hasta simplemente que no hubiera feeling y todo hubiera quedado en un sueño incumplido. Pero por si la cosa marchaba bien, me arreglé con esmero:  Me duché, lave mi coño rasurado con gel íntimo, para que oliera fresco, me puse un conjunto de tanguita y sujetador negro, que hacia que mis pechos de talla 100 aparecieran apetitosos, y marcasen mis curvas y una falda vaquera, fácil de quitar…

Cuando llegue al bar, ya estaban ellos sentados en la mesa, Ángel con unos pantalones blancos de algodón y una camisa de color azul cielo clarito, y Sofía con un vestido de flores que la llevaba por las rodillas, con los labios de rojo suave y perfectamente perfumada. Al darla los dos besos de rigor y pasar la mano por SU espalda me percaté que no llevaba sujetador, cosa que hizo que me excitara.

La conversación estaba siendo amena y hubo instantes en que notaba con mi coño fluía líquido, sobre todo cuando miraba el paquete de Ángel y percibía como se le marcaba la polla (estaba claro que estaba muy empalmado)

Llevábamos más de dos horas hablando cuando Sofía se levanto para ir al baño a retocarse el carmín y me pidió que la acompañara. Estando las dos frente al espejo, Sofía me dijo:

Conozco a Ángel y sé que está deseando follarte, sólo tienes que fijarte como se le marca la polla…y por otro lado también quiero decirte que yo también deseo follarte

Mi cara de asombro por la forma tan directa y brusca de hablarme pareció agradarla porque se acercó a mí, me abrazó y me planto un beso en los labios

El beso primero fue suave, pero enseguida noté como me metía su lengua en mi boca, y empezó a moverla como una posesa.

Aquel tipo de sexo brusco me desconcertó, no es lo que yo había imaginado pero al mismo tiempo me calentó de tal manera, quela correspondí con movimientos intensos de mi lengua.

Sus manos agarraron mi culo, y tiraron de la falda vaquera hacia arriba para asirme con ambas manos mis nalgas, al tiempo que nos seguíamos comiendo la boca, la puse la mano encima de su teta, y a través de la tela fina del vestido me di cuenta que aquel pezón era realmente respingón.

Como dos posesas del sexo, como dos verdaderas zorras, nos introdujimos en uno de los apartados con taza, cerramos la puerta y ella se sentó en la taza, se desabrocho todos los botones dejando ver dos pechos duros, con pezones duros, mientras me hacia poner de rodillas.

Se levanto el vestido hasta los muslos, mirándome me dijo:

Empieza a comerme el coño mientras mando un mensaje

Desconcertada que en aquella situación se pusiera a mandar un mensaje, la obedecí y recorriendo los muslos, con mi lengua llegue hasta las partes de las ingles, y entonces  me percate que la muy zorra no llevaba bragas.

El flujo en su coño era notorio, flujo que había ido produciendo a lo largo de la tarde, primero la lamí con recato pero el sabor hizo que mis hormonas se disparasen y empecé a lamerlo con intensidad. Ahora era yo la que me estaba comportando como una verdadera guarra, la estaba secando todo su calentura, literalmente me estaba bebiendo su semen.

A los pocos minutos la puerta del wáter se abrió y apareció Ángel (ahora entendí  a quién iba dirigido el mensaje que había mandado  Sofía minutos antes)

No sabía que hacer: Allí de rodillas, con la comisura de los labios llenos de los flujos de Sofía, ella con las piernas abiertas, poniendo a mi disposición su coño sin vello púbico, cuando en ese momento Ángel totalmente decidido, hizo que me levantara pero sin que dejara de lamerla el chichi a Sofía, metió las manos debajo de mi falda vaquera y de un tirón me bajo hasta los tobillos mi tanga, me lo saco por los pies….antes de que me diera cuenta, de reojo pude ver que se había abierto la bragueta y se había sacado la polla, era de un tamaño considerable, hay que tener en cuenta que un hombre con 42 años suele tener un pene considerable.

Me separó las nalgas y solo pude pensar: por favor que no intente metérmela por el culo sin lubricarme…pero mi pensamiento no tuvo éxito, ya que es lo que pretendió.

A la primera embestida no consiguió metérmela por el ano, pero Ángel metió dos dedos en mi coño y con toda la humedad con que le impregne empezó a introducirlos en mi culo, con lo que consiguió que mi culo se ensanchara, y acto seguido volvió a agarrar su polla con la mano, la encauzo en mi mano y empujó: Ahora sí que se introdujo.

Un chillido de dolor y placer surgió de mi interior, ante lo cual, Sofía me agarro de la cabeza y me empezó a comer la boca para que no gritara.

Ángel estaba follando mi culo en plan salvaje al igual que Sofía lo hacia con mi boca, noté como Sofía buscaba algo en su bolso, y de repente note como algo se introducía lentamente en mi coño: era un vibrador.

Aquello me recordó a las pelis porno, yo nunca había vivido algo así, era novata, aquel matrimonio me estaba descubriendo un mundo de placer completamente desconocido para mí.

Aquella forma de ser follada por aquella pareja, hizo que me corriera, que pidiera que parasen, para cuando me hicieron caso, estaba completamente destrozada, mi culo ensanchando, mi coño dilatado y la boca dolorida por la forma en que me la comió Sofía.

Me senté en el suelo, dolorida, despeinada, agotada físicamente, mientras que Ángel y Sofía se adecuaban sus ropas…me sentía un poco zorra, usada, pero la experiencia había sido fantástica.

Ángel dijo: sabemos que te gustaría que esto se volviera a repetir, pero nosotros nunca repetimos de persona para que no haya sentimientos que compliquen las cosas. Sin decir nada más, salieron y no volví a saber nada más de ellos.

Yo tarde un rato en recuperarme y volver a vestirme, lavarme y si bien por un lado no pensé que aquello acabaría así he de reconocer que esa forma de ser follada por una pareja fue algo que jamás había imaginado, tienes que darte cuenta, que todas mis relaciones hasta entonces habían sido “normales”, con una chica o con un chico, con más o menos erotismo, mas o menos pasional pero jamás nadie me había usado de aquella manera ni tampoco me habían hecho sentir tan poseída, experiencia que me abrió a una forma sexual que con el tiempo practiqué con regularidad durante unos años.

En cierta manera, ahora entiendo la experiencia que tuvo missladysensual cuando fue follada por primera vez en el bar, aunque ella solo lo fuera por un chico y no por una pareja como yo.

Quizás te parezca una guarra, pero antes de opinar o de enjuiciarme te invito a que pruebes a ser poseída de forma salvaje por una pareja de desconocidos y juzgues por ti misma el placer que se puede llegar a sentir.